Israel supera las mil muertes por el coronavirus y aprueba toque de queda

Segunda ola de covid 19

Las restricciones en las denominadas “zonas rojas”, en su mayoría ciudades árabes y judías ultraortodoxas con elevado índice de infecciones, incluirán el cierre de escuelas.

Tras superar las 1.000 muertes por el coronavirus, Israel aprobó un toque de queda nocturno en una cuarentena de localidades con alta tasa de contagios para frenar la incontenible segunda ola de Covid-19, pese a que inicialmente planteó un confinamiento total de estas áreas que por ahora eludirá.

Las restricciones en las denominadas “zonas rojas”, en su mayoría ciudades árabes y judías ultraortodoxas con elevado índice de infecciones, incluirán el cierre de escuelas. También se limitarán las reuniones a diez personas en espacios cerrados y veinte en áreas abiertas, según informó la oficina del primer ministro, Benjamín Netanyahu, citó la agencia de noticias EFE.

El cierre nocturno se adoptará a partir de este lunes entre las 19 y las cinco de la madrugada del día siguiente. Durante estas horas se restringirá el movimiento de los vecinos a un máximo de 500 metros de su domicilio, y todos los negocios cerrarán a excepción de comercios esenciales.

El Ministerio de Sanidad debe publicar la lista exacta de las comunidades afectadas por las restricciones en las próximas horas.

Entre estas, se prevé que figuren varias colonias en Cisjordania ocupada y barrios palestinos de Jerusalén Este -entre ellos la Ciudad Vieja-.

Las medidas se votaron en una reunión de un comité ministerial que decidió evitar un cierre completo de los lugares más afectados por el virus debido a las presiones de líderes ultraortodoxos, que esta tarde amenazaron con dejar de cooperar con el Gobierno en la gestión de la pandemia si alguna de sus localidades era confinada.

Esto obligó a Netanyahu a negociar con los partidos ultraortodoxos para calmar el malestar. El primer ministro se comprometió a evitar un confinamiento completo y a adoptar restricciones más ligeras como las que finalmente se aprobaron, según el diario local Haaretz.

Israel padece desde hace más de dos meses una fuerte segunda ola de coronavirus que hasta ahora no ha podido controlar.

Durante el verano, el Ejecutivo evitó imponer medidas restrictivas drásticas para no perjudicar una economía ya debilitada por la pandemia, pero su incapacidad para reducir la curva ha hecho que las autoridades planteasen volver a restricciones más duras.

El país superó el pasado miércoles por primera vez las 3.000 infecciones diarias, tras varios días de máximos históricos.

Este fin de semana también rebasó el total de mil muertos por el virus, tras registrar una escalada preocupante en agosto, cuando sumó más de 400 muertos en un solo mes.

El Ministerio de Sanidad de Israel informó hoy 14 nuevos decesos durante el Shabbat, el día santo judío, con lo que el país suma ya 1.007.

El boletín incluye también 2.349 nuevos contagios desde el atardecer del viernes hasta el atardecer del sábado en una jornada con un número menor de pruebas realizadas.

Por ello la cifra es menor a la de los 2.617 contagios de los que se informó el sábado, reportó la agencia Europa Press.