Le hicieron una cesárea una nena de 10 años que había sido violada: una iglesia evangélica le había hecho un Baby Shower

Ocurrió en Corrientes. Un médico obstetra de esa provincia dijo que había sido su culpa por “no resistirse al abuso”.

Una nena de 10 que había quedado embarazada tras haber sido violada por la ex pareja de su madre fue sometida a una cesárea en un hospital de Corrientes.

El caso causó indignación en gran parte de la sociedad excepto en los sectores más conservadores ya que una iglesia evangélica de la zona le había realizado un Baby Shower.

Según informó Diarioepoca.com, la menor oriunda de Montes Caceros había sido abusada por  un hombre de 31 años de apellido Insaurralde.

El 1 de septiembre pasado había ido al hospital Materno Neonatal “Eloísa Torrent de Vidal” de la capital correntina con al menos 38 semanas de gestación.

Sin embargo, el embarazo había sido advertido por su abuela cuando tenía 21 semanas. Tras la denuncia el hombre fue detenido en Juan Pujol donde trabajaba.

No obstante, el embarazo continuó su curso como si se tratara de una gestante adulta y este martes la pequeña fue sometida a una cesárea en el mencionado efector sanitario.

Revictimización y derecho a la niñez

Tras conocerse el caso organizaciones feministas, de derechos humanos y profesionales reclamaron al Estado correntino adherir e implementar el Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y el cumplimiento de los derechos de niñas y adolescentes tras el incremento de casos de niñas madres.

En este marco, el médico obstetra de la Capital correntina, Horacio Costa, revictimizó y responsabilizó a la niña por no haberse “resistido al abuso”, generaron una ola de repudios provenientes de distintos sectores.

Sobre el embarazo de la niña, la Red por los Derechos de la Niñez, Adolescencias y Juventudes de Corrientes (Rednaj), expresó que “pone en evidencia la falencia de un Estado provincial debido a la omisión o accionar a destiempo de sus equipos de salud y de protección integral de la niñez”.

No cumplieron con la obligación inalienable de garantizar la integridad física de una niña que se encuentra cursando un embarazo producto de una violación, no respetaron su derecho de acceder a la interrupción legal del embarazo (ILE)”, reza el texto.

Por su parte, la Sociedad de Pediatría de Corrientes en una Carta pública, señaló que “las niñas madres corren cuatro veces más riesgos de muerte en el embarazo que las mujeres de entre 20 y 24 años”.

Baby Shower

Antes de que la menor fuera internada miembros de la iglesia Ministerio Apostólico y Profético de Monte Caseros le realizaron un Baby Shower.

Esta información fue confirmada a Página/12 por Mari, la pastora principal de la iglesia. “Fue con un grupo íntimo, respetando el protocolo por el covid-19”, dijo.

(losandes)