Video: Intentó robar más de 20 latas de atún de primera marca de un supermercado

La mujer fue descubierta mientras robaba 27 latas de atún en un supermercado. “Me tocás y te denuncio por violencia de género”, le recriminó a los guardias de seguridad que la obligaron a devolver todo lo que escondía entre su ropas.

La imagen de una mujer en un supermercado se viralizó luego de que protagonizara un suceso que fue registrado por uno de los guardias de seguridad del lugar. Ocurrió en la localidad santafesina de Rosario.

En el video se observa como la mujer es obligada a devolver una sorprendente cantidad de latas de atún que intentaba llevarse del lugar, sin pagar, entre sus prendas. El hecho ocurrió en un supermercado de la cadena La Gallega, ubicado en la intersección de Mitre y Avenida Pellegrini, una zona muy concurrida que tiene como puntos opuestos los parques Independencia y Urquiza.

El video fue viralizado en pocas horas y se distingue cómo la mujer guardaba -al menos- 27 latas de atún en aceite La Campagnola. En el sitio web del comercio, cada una cuesta $216,30, lo que da una suma de más de $5.800 en latas de atún.

“¡Sacate el barbijo! ¡Sacate el barbijo! ¡Bajate el barbijo! Ladrona, mirá, mirá todo lo que larga”, se escucha como la increpa uno de los trabajadores del lugar mientras la mujer, de quien no se difundió la identidad, soltaba los productos.

“Te dejo las cosas si querés. ¿Qué querés que me ponga en bolas acá? Me desnudo. Ahí está, no vengo más a este lugar. No vengo más”, continuó la protagonista de un video que tiene miles de visualizaciones en Twitter.

Uno de los guardias de seguridad le exigió que vaciara otro bolsillo y dejara todo lo robado: “¡No, pero es lo compré! No ves que lo compré con la plata, preguntale. Lo compré con la plata, mirá acá tengo el ticket. Acá tengo el ticket. No tengo más nada, boludo. Tengo la plata, mirá. Tengo la plata. ¡No tengo más!”.

Previo a retirarse, uno de los empleados le exigió que se quitara el tapabocas para poder registrar su cara. “No venís más, no venís más. Bajate el barbijo, bajate el barbijo”. La mujer contestó: “¡Qué bajate el barbijo, gordo asqueroso! Me tocás y te denuncio por violencia de género”. Le respondieron: “Y vos estás robando, mugrienta. Tomatela, tomatela”. (clarin)