Hein: “El proyecto de ley reivindica el rol docente al considerarlo una actividad esencial”

Hein: “El proyecto de ley reivindica el rol docente al considerarlo una actividad esencial”

El Diputado Nacional contó más sobre el proyecto que presentó en la Cámara de Diputados para declarar la Educación como actividad esencial, modificando la Ley Nacional de Educación.

A comienzos del mes pasado fue presentado un proyecto en la cámara baja, de autoría del entrerriano Gustavo Hein, que de ser aprobado, modificaría las regulaciones de la Ley Nacional de Educación y convertiría esta función del Estado en esencial. Esto en principio, garantizaría las clases a lo largo de todo el año y el cumplimiento de los 180 días obligatorios de clase en todo el territorio del país. Lo cual, según indicó el legislador “Crearía mayores oportunidades para nuestros niños y jóvenes y acortaría la diferencias entre escuelas públicas y privadas”.

Además, según destacó: “Este proyecto no solo que no va en desmedro de la actividad docente, sino que la resignifica y obliga a que los gobiernos provinciales le den prioridad en sus discusiones paritarias”, y agregó “Es beneficioso para todos: los niños no perderán días de clases y los docentes no quedarán librados a la buena voluntad de los gobernadores. Tendrán éstos la obligación de sentarse a discutir paritarias en tiempo y forma”.

Respecto de las posibles posturas que puedan llegar a incomodar de esta ley, el legislador aclaró: “Nos interesa ser justos. Creemos que no corresponde que los niños y niñas de nuestro país pierdan días clases, ni que los docentes tengan que esperar hasta último momento para ser recibidos por sus gobernantes”. “Claro está que desde el Congreso no podemos obligar a las provincias a hacerlo, pero sí podemos denominarla de carácter vital, lo cual dejaría expreso que es un Derecho Humano el de ser educado y que se deben abordar las discusiones con responsabilidad. Esto para nada perjudica las luchas sindicales, sino que les da una herramienta más ya que no podemos permitir que su labor se vea discontinuada porque los responsables en sus jurisdicciones se nieguen a recibirlos y ponerse de acuerdo. Es una cuestión de fijar prioridades, y la educación debe ser una de ellas”.

Por último, el diputado apuntó más allá de esta reforma: “No solo nos importa la cantidad de días de clase, también debemos comenzar a poner en foco la calidad educativa. Creemos que si empezamos con lo primero podemos ser justos también a la hora de comprometernos por una mejor educación. Desde la legislatura queremos hacer lo nuestro, porque este debate debe ser considerado de Estado, y amerita el compromiso de todas las fuerzas sindicales y políticas”.