Inspectora municipal denunció que fue agredida en un operativo a metros de la peatonal

Entre las varias intervenciones realizadas durante el fin de semana, funcionarias de la Coordinación de Operativos Conjuntos de la Municipalidad de Concotrdia respondieron a una denuncia por la presunta realización de una reunión social en un domicilio de calle Güemes al 30, a pocos metros de calle Entre Ríos, en lo que constituiría un flagrante incumplimiento de las disposiciones y decretos vigentes en materia de prevención del coronavirus Covid-19.

Al constituirse en el lugar, las inspectoras comprobaron que dentro del domicilio se emitía música a todo volumen y se escuchaba el griterío exaltado de varias personas; pero los insistentes toques en la puerta del domicilio no obtuvieron resultado alguno, ya que nadie salió a atender.

Rato después, la llegada de un “delivery de bebidas” hizo que los ocupantes de la vivienda cambiaran de actitud y rápidamente se dispusieran a abrir la puerta. En estas circunstancias, las inspectoras, con el acompañamiento de la policía, notificaron a dos personas que salieron de la propiedad, un hombre y una mujer, que la violación de las reglamentaciones referidas a la prohibición de reuniones sociales y fiestas clandestinas conlleva la aplicación de severas sanciones a quienes las infringen.

Es así que mientras una inspectora conversaba con una joven, se le acercó por detrás uno de los hombres que participaba de la reunión y la apretujó contra su cuerpo, tocándole los pechos mientras profería groserías e insultos. Ante la inmediata reacción de la funcionaria y en vistas que uno de los policías se acercaba rápidamente al notar lo ocurrido, el individuo ingresó raudamente al domicilio junto con la joven que lo acompañaba.

Ante esta agresión, se labraron las actas correspondientes en el domicilio y la inspectora municipal concurrió a la Jefatura de Policía para la realización de la formal denuncia.

Fuente: Diario El Sol