Niño asesinado a puñaladas: “El padre era muy violento y lo terminó matando”

La abuela del chico de tres años ultimado a puñaladas mientras dormía en Santiago del Estero dijo que su ex yerno “agarraba la puerta a patadas si no lo atendían”. El informe preliminar de autopsia habla de un ensañamiento desmedido.

Santiago del Estero no logra sobreponerse de la conmoción que causó el brutal asesinato, desgarradoras escenas se vivieron ayer durante el sepelio de Samir Torres, el pequeño de 3 años que recibió 15 cuchillazos a manos de su padre, Germán Torres Murad, el martes en el barrio Autonomía.

Más tarde Marta Castaño -abuela materna de Samir- contó cómo recibió la trágica noticia y cómo era el vínculo de su hija con el filicida a quien había denunciado en reiteradas oportunidades.”El padre era muy violento y lo terminó matando”, expresó.

“Llegó un oficial de policía y pidió hablar con mi hija, ella estaba en una casa que había alquilado en el barrio 8 de Abril. Les di la dirección y me preguntaron si estaba con alguien más. Les dije que con mi hijo y me pidieron que lo llame. Yo suponía que algo malo había pasado”, comenzó diciendo la mujer.

Marta continuó relatando: “En presencia de mi hijo me avisaron que lo había matado a Samir. Ella (por su hija) había conseguido un lugar mejor y ya tenía casi todo listo para llevarse al niño, pero parece ser que este señor no se lo iba a dar. Lo que menos pensé que podía hacer era algo en contra del niño”.

Según contó Marta, la relación del filicida con su hija era “cambiante”. Explicó: “Había veces en la que estaban bien, pero cuando él se “cruzaba”, era atrevido. Venía a casa a buscarla y la insultaba, si nadie lo atendía agarraba la puerta a patadas”.

“Siempre le dije que se aleje de ese chico, que estaba bien que tenga dos hijos, pero bueno él era violento. Ellos consumían, pero por suerte cuando nació su hijo mayor -un nene de 7 años, hijo de otra pareja- dejó”, explicó a Noticiero 7.

“Cuando ella volvió a mi casa, él (por el filicida) se hizo cargo del chiquito”, haciendo referencia a Samir. Continuó diciendo: “Como mi hija aquí en mi casa tenía una sola habitación, él se llevó al chiquito. Al principio se lo dejaba ver, pero después ya no se lo quería entregar”, sostuvo Marta Castaño.

Además explicó que “andaban por el juzgado, mi hija hizo denuncias por violencia de género y porque él en los últimos días no se lo quería entregar. Ella tenía un régimen de visita y cuando lo iba a buscar se negaba a entregar al niño. Mi hija hizo muchas denuncias”.

La investigación
Mientras tanto la Fiscalía a cargo de la investigación continúa con las averiguaciones y según se supo, ante esta etapa incipiente, existen varias hipótesis sobre el gravísimo ataque.

Rubén Alfonzo -fiscal interviniente- ordenó que los investigadores tomen testimonios a los miembros de la familia de Torres Murad, no solo sobre su relación con el pequeño sino también en la relación del filicida con su ex pareja. El informe preliminar de autopsia habla de un ensañamiento desmedido.

Fuente: El Liberal