Qué tiene que ver el campo que era de Yedro con los Etchevehere, Grabois y el despoblamiento rural

No hay dudas que el conflicto originado en la Estancia Casa Nueva, en el Departamento La Paz, dejó heridas aún no cicatrizadas en varios actores de la vida política entrerriana.

Tal vez ello explique que el gobernador Gustavo Bordet se explayara sobre el asunto del modo en que lo hizo, por propia iniciativa, con un ímpetu entremezclado con cierto fastidio. Aprovechó el momento en que le propusimos hablar de las estrategias para detener el éxodo rural, un fenómeno que contrasta con el hacinamiento y la miseria creciente en las periferias de las ciudades.

– Cuando visitó Racedo, usted remarcó la necesidad de tener un concepto demográfico para buscar retener a la población rural. Uno enseguida pensó en el debate que se generó alrededor de Grabois y del Proyecto Artigas, que hasta el presidente Alberto Fernández terminó considerando razonable. ¿Cuál es la mirada de Bordet en esta cuestión?

– El tema de Grabois y la familia Etchevehere fue un sainete, un culebrón familiar mezclado con ribetes de movimientos sociales que vinieron de Buenos Aires, exógenos a nuestra provincia, y que quisieron instalar que en Entre Ríos corría riesgo la propiedad privada. No me voy a cansar de repetir que la propiedad privada es sagrada en la provincia de Entre Ríos. Después, corre por cuenta de quienes quieren establecer otras cuestiones.

Yo me quedo con otra cosa que hicimos en Entre Ríos y que no ha sido valorada en toda su dimensión. Nosotros, en el campo Guardamonte, que está en el Departamento Tala, cedido por decisión Judicial al Estado por el enriquecimiento ilícito del entonces Senador Yedro, en esas 2000 hectáreas hicimos una colonia. Hacía 70 u 80 años que no se hacía una colonia en Entre Ríos, que es una provincia con una larga tradición en colonización. Hicimos una colonia agrícola, con la Federación Agraria que participó. Se dividió en lotes y se ocuparon con productores de la zona y funciona muy pero muy bien.

Esto habla a las claras que, cuando se hacen proyectos serios, elaborados, consensuados, da buen resultado, se transforma un bien que estaba ocioso durante muchos años, y esto fue aprobado por ley, que también es algo importante que las asignaciones se hicieron de modo transparente, trabajamos mucho con Federación Agraria.

Grabois, ese “elemento extraño” que vino de Buenos Aires y “nada tenía que hacer acá”

– ¿Ese modo consensuado viene a contrastar con el estilo de Grabois?

– Lo de Grabois yo lo tomo como un hecho aislado, un culebrón familiar, una disputa de corrupción que existe entre los herederos y un elemento extraño que vino, un movimiento social de Buenos Aires, que nada tenía que hacer acá en la provincia de Entre Ríos, porque nosotros acá no tenemos ese tipo de prácticas, para nada, ni las alentamos en absoluto.

He sido intendente de Concordia 8 años y nunca permití que se haya una usurpación de tierras y tuve momentos muy duros. Al contrario, desalojamos varios terrenos dándole viviendas a la gente y solucionamos problemas, como en el asentamiento Cancha de Las Heras, 73 familias. En la zona de Boulevard Gastelacoto, allá cerca de la costanera, otras 70 familias y en el barrio María Goretti. Siempre buscamos un equilibrio urbano y en Entre Ríos es lo mismo.

– Entonces, ¿cómo sería ese “concepto demográfico” del que habló en Racedo? ¿Qué hacer para revertir el despoblamiento del campo?

– Tenemos que conservar esa ruralidad y para eso hay que fomentar con medidas que la población pueda vivir en el campo con la misma calidad de vida que vive en la ciudad. Una de esas medidas es trabajar sobre las escuelas agrotécnicas. Cumplen en el sistema educativo el papel de orientar a los jóvenes con salida laboral aplicada al sistema de producción, y están en las mismas zonas rurales. Ese es un gran desafío, y por eso estamos en un programa de reacondicionamiento de esas escuelas. También en conectividad, trabajar en buenos caminos. Todo eso hace que la población pueda mantenerse y no quede hacinada en condiciones de necesidades básicas insatisfechas en las grandes ciudades.

Los Etchevehere y sus “costumbres”, según Bordet

– ¿Se pudo avanzar en la investigación que usted ordenó sobre la presunta apropiación de tierras por parte de los Etchevehere y en perjuicio de la escuela agrotécnica de El Quebracho?

– Sí, sí, yo instruí al Fiscal de Estado a que determine si efectivamente ocurrió una intrusión sobre las tierras de la Escuela Agrotécnica El Quebracho. Y bueno, cuando esto esté determinado, saldrá a la luz.

– Usted reaccionó suspendiendo a un funcionario de la Casa de la Cultura, cuyo vehículo se vio salir de la estancia ocupada por Grabois y su gente. ¿Qué pasó de ahí en más? ¿Hubo sumario? ¿Fue apartado definitivamente o continuará como funcionario?

– En realidad esa persona nunca estuvo en la Estancia. Lo que hizo fue prestar su vehículo y la tarjeta verde estaba a su nombre. Alguien tomó la patente, averiguó de quién era y apareció esta persona, pero nunca estuvo en ese lugar. El auto era particular y lo prestó para que un tercero vaya.

Como entendí era inadmisible, hasta que se aclare, la persona permanece suspendida de sus funciones. Pero yo, reitero, porque esto también ha sido distorsionado, diciendo y aduciendo que había funcionarios provinciales. No hubo ningún funcionario provincial. Sí una persona que prestó un auto. Actuamos rápidamente porque no queríamos entorpecer un tema judicializado, que debía resolverse de la forma en que se hizo, con la Justicia. Lo que pasa es que la familia Etchevehere, acostumbrada siempre a generar presiones para obtener beneficios, quería una resolución política cuando el tema estaba judicializado. Y así se hizo. En muy corto plazo se estableció que había que restituir la propiedad y lo hizo la policía provincial, de manera pacífica, sin que nadie salga lastimado, y en 24 horas el bien estaba a disposición de la familia.

Después, se quiso politizar, se quiso mezclar con cuestiones políticas nacionales, pero la verdad es que eso me exime de cualquier tipo de comentario.

Fuente: El Entre Ríos