Su exmarido asesinó a puñaladas al hijo de 3 años: “Lo mató por odio hacia mí”

Germán Torres Murad no aceptaba la separación y atacó al nene mientras dormía. María Marta se había mudado a otra casa después de años de sufrir violencia de género. “Espero que se pudra en la cárcel”, sentenció la mujer.C

“Él no está loco. Sabe muy bien lo que hizo”. La afirmación la hizo María Marta Concha y se refiere al hombre que hace poco más de dos semanas asesinó de 12 puñaladas a su hijo de 3 años. Germán Torres Murad, ahora detenido por el crimen, había sido su pareja y también era el padre de la víctima. “Espero que se haga justicia por mi hijo y que se pudra en la cárcel”, sentenció la mujer.

El hecho ocurrió en la madrugada del 1 de diciembre en una casa ubicada en el barrio Autonomía de Santiago del Estero. El filicida y femicida atacó a Samir mientras dormía y después, con la sangre del chico, escribió en la pared de la habitación un mensaje para sus familiares: “Los amo, perdón”. También intentó autolesionarse con el mismo cuchillo, se perforó un pulmón y es por eso que, tras ser dado de alta en el hospital donde permanecía internado, recién ahora fue trasladado al Centro Único de detenidos.

María Marta Concha. NuevoDiario

Espiral de violencia

Con lágrimas en los ojos, María Marta sostiene a su beba de 18 meses en brazos. Junto a ella se encuentra otro de sus hijos, de 7 años. Ellos son ahora lo único que le queda y la razón por la que sigue de pie. Su calvario, contó a Nuevo Diario, se inició después de que naciera Samir, el nene que fue asesinado. A partir de entonces, Torres Murad dio en vuelco en su conducta y empezaron los golpes y los abusos. Ella le tenía miedo, pero no lo denunció por temor a que le hiciera algo a los chicos en represalia.

Sin embargo, el espiral de violencia en el que la había sumergido era tal que hace unos meses atrás por fin tomó la decisión de separarse. Estaba contenta porque había encontrado una casa para alquilar y se iba a poder llevar a vivir a sus hijos con ella.

El peor momento

La mujer recordó que el 1° de diciembre estaba almorzando cuando llegó la policía a buscarla y le pidió que los acompañara hasta la casa de Torres Murad. En ese momento pensó que le había pasado algo al hombre. En ningún momento pensó en su hijo hasta que llegó al lugar y las caras y el silencio con los que se encontró le anticiparon lo peor.

Germán Torres Murad. El Liberal

“Cuando llegué a casa no me dejó pasar, preguntaba por mi hijo. Ahí me di cuenta que algo había pasado, que él ya no estaba. Comencé a gritar preguntando por mi hijo, y ahí por la cara de la policía me di cuenta que le había pasado algo a Samir, pero nadie me decía nada”, relató la madre de la víctima. Volvió a verlo en la morgue.

Sentimiento de culpa

Ahora, tantos años de sacrificio callando los golpes para proteger a sus hijos parecen haber sido en vano. En medio del dolor, María Marta lucha también contra el sentimiento de la culpa. “El día anterior al crimen hablamos (con Torres Murad) y el peor error que cometí fue decirle que iba a llevarme a mi hijo, porque él no quería”. “Terminó matando a su hijo, por capricho y odio hacia mí. Estoy segura de que me quiso hacer daño e hizo esto”, se lamentó.

“Le prometí a mi hijo que voy a hacer justicia por lo que le hicieron. Sé que desde donde está me está dando fuerzas para seguir. Mis hijos lo lloran en todo momento y lo esperan. No solo mató a un niño, sino a mí y a sus hermanitos que lo lloran todos los días”, concluyó desolada.

El femicida se negó a declarar

Este viernes a la mañana Torres Murad fue indagado a través de una videollamada por el fiscal a cargo de la investigación, Ramón Rubén Alfonzo, y se negó a declarar por consejo de su abogada.
El sujeto está imputado de homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía y, de ser declarado culpable en un juicio, no le corresponde otra condena que prisión perpetua (elonce.com)