Flexibilizarán “semáforo epidemiológico” para maximizar presencialidad en aulas

Funcionarios revisarán esquema de criterios de riesgo “alto, medio y bajo” consensuado en octubre, para sumarle más actividades permitidas. Y avanzarán en logística de inmunización de docentes, con prioridades.

Con el foco puesto en maximizar el grado de presencialidad en el ciclo lectivo 2021, funcionarios de los ministerios nacionales de Educación y de Salud avanzarán hoy en la revisión y retoque del “semáforo epidemiológico” aprobado a principios de octubre por Nación y las provincias, al que flexibilizarán para posibilitar la incorporación de mayores actividades permitidas en términos de asistencia a las aulas.

Asimismo, buscarán organizar también la grilla de prioridades y la logística a la hora de plasmar la vacunación contra el Covid de docentes desde febrero, a partir de información brindada por cada jurisdicción. A priori, el hincapié estará puesto en una primera etapa en los maestros que mayor contacto físico tienen con los alumnos: los del nivel inicial, de los primeros tres grados de la primaria y de la educación especial. Y luego, en docentes con desplazamiento interurbano o interjurisdiccional entre zonas con diferente realidad epidemiológica.

Los funcionarios además pondrán este lunes la lupa en la referenciación de centro de Salud para cada institución educativa. Y el Ministerio de Educación tiene previsto un encuentro también en la cartera de Transporte, que conduce Mario Meoni, en el marco de la necesidad de ajustar protocolos frente a la mayor movilidad que generará la apertura de las aulas

El “semáforo epidemiológico” aprobado por Nación y provincias en octubre define criterios concretos a aplicar por los gobernadores para evaluar riesgos de contagio -”alto”, “medio” o “bajo”- y poder decidir en base a ello cuándo y dónde activar una apertura escolar, y de qué tipo.

Ese arco es amplio: va desde un aval para decidir un retorno a clases presenciales (si el riesgo es bajo), a permitir actividades “educativas no escolares” al aire libre y en grupos pequeños, o “presenciales de cierre de ciclo” (últimos años de primaria y secundaria) y de “revinculación” de alumnos, si el riesgo es medio. E impide avanzar en la presencialidad si el riesgo es alto. De continuar con iguales parámetros, en muchos distritos sería imposible pensar en un retorno a clases en febrero/marzo.

“Tuvimos una reunión con los 24 ministros donde se avanzó no sólo en aspectos pedagógicos sino también en la actualización de algunos de los protocolos para poder cumplir este objetivo de presencialidad que nos estamos planteando”, dijo Trotta el viernes tras el encuentro que mantuvo desde Posadas con sus pares de las provincias.

Según el ministro, quien este lunes pisará Santa Cruz, en esa cumbre “se plasmaron fuertes consensos de cara a la organización de la presencialidad como ordenador del ciclo lectivo 2021”.

Precisamente, en los próximos días -ya en febrero- el Consejo Federal de Educación volverá a reunirse para plasmar una nueva resolución que refleje los acuerdos, y ya con los avances que surgirán del encuentro de funcionarios nacionales.

La intención es -afirman desde el Palacio Sarmiento- trazar un “acuerdo federal” con “criterios organizacionales y pedagógicos” para dar marco al retorno a las aulas en todo el país, “bajo las condiciones de seguridad sanitaria y de cuidado de la salud de la comunidad educativa”.

El paquete analizado incluye criterios de alternancia y prioridades para la asistencia presencial por nivel y modalidad, además de posibles alternativas de organización de los grupos de clases, del espacio y el tiempo escolar.

También evaluaron los desafíos curriculares en el marco de la unidad pedagógica 2020-2021 y la planificación de la enseñanza. En esa línea, el Instituto Nacional de Formación Docente tendrá a su cargo la Semana Federal de Formación Docente. (Ámbito Financiero)