El horroroso asesinato de Cabeza y el sello perverso de un mensaje criminal

No descartan ninguna hipótesis

Las tremendas características del asesinato del trabajador público, definen el rótulo de crimen como mafioso, donde importa la muerte de la víctima y el mensaje que se deja con la mutilación. Ocurrió a pocos meses del triple crimen.

lEl cuerpo calcinado de Marcelo Cabeza fue hallado dentro del auto de su hermana, en un descampado del barrio Anacleto Medina. Lo habrían asesinado de un tiro en la cabeza, le cortaron las manos, aparentemente, con una amoladora y prendieron fuego al vehículo, con el cadáver en su interior. La Policía investiga el homicidio del chofer de Salud, que tendría posibles características mafiosas.

Crimen mafioso

Las características del asesinato ocurrido este miércoles por la madrugada en Paraná, definen el rótulo de crimen mafioso, donde no solo importa la muerte de la víctima, sino también el mensaje que se pretende dejar con la mutilación.
El hecho siembra un tendal de dudas en relación al mensaje enviado por los presuntos autores: ¿Qué significa la amputación de las manos en el ambiente criminal? Se tejen diferentes hipótesis, pero algunos, se atreven a calificar el crimen de mafioso.

Hallazgo de las manos

Por el estado en que se encontraban, las manos habían sido cortadas pocas horas antes, y para tal tarea habrían utilizado una herramienta filosa y de precisión. El horroroso hecho, deja un preocupante mensaje criminal.
Un dato relevante es que el recorrido que hizo el camión que arrojó la bolsa con las manos, fue por barrios de la zona oeste de la ciudad: Anacleto Medina, San Jorge, Gaucho Rivero, Padre Kolbe, entre otros.
Entre las 19 y las 2 de la madrugada, se trata de un margen horario muy amplio para establecer el recorrido que realizó Cabeza en el vehículo, por lo que están tratando de ajustar horas y lugares mediante testimonios.

Disparo

El médico forense practicó la autopsia en la morgue judicial de Oro Verde y se trabaja para determinar, entre otras cosas, la causa de la muerte.
Por la observación inicial, se sospechaba que podría haber sido utilizada un arma de fuego para ultimar a la víctima, y en tal caso, se buscaba algún indicio balístico para una eventual pericia de cotejo con el registro de Criminalística. Aunque la acción del calor complicaría también esta prueba.

Otros con sello mafioso

Por ahora se trata de un misterio no solo en cuanto al autor o autores de este macabro asesinato, sino también en torno a las motivaciones.
El antecedente inmediato de un hecho similar sucedió hace cinco meses y medio en Viale, donde un joven murió calcinado en su auto, a la vera de la ruta nacional 18. La víctima estaba por comenzar a cumplir una condena por narcotráfico.
Además, aún permanece fresco el recuerdo del triple crimen ocurrido en el barrio Los Paraísos de Paraná a mediados de noviembre del año pasado.

Hipótesis

Distintos trascendidos hablaron alrededor de vinculaciones con el narcotráfico, una abultada deuda no cobrada o bien un hecho de otro tipo, pero con el mismo preocupante mensaje criminal. Según fuentes policiales habrían sido necesarias por lo menos dos personas para realizar el macabro acto.
La presunta víctima tendría deudas con dos entidades Bancarias y un negocio de electrodoméstico, según señalaron diferentes medios de la provincia, publicó ElDiario.
Asimismo, se hicieron sentir en redes sociales la despedida por parte de militantes y funcionarios quienes se solidarizaron con familiares de la víctima y reclamaron justicia.

Desconcierto en el entorno

El dolor y el desconcierto absoluto reinan en el entorno de Silvio Marcelo Cabeza. Ni en su familia, ni en su trabajo ni sus compañeros de militancia política pueden comprender el asesinato del que fue víctima el hombre de 49 años, indicó Uno. En la investigación policial no se descarta ninguna hipótesis y por estas horas están concentrados en poder establecer el recorrido de Cabeza en las horas previas a su muerte, en ubicar a los últimos que lo vieron con vida y a determinar con quién se comunicó telefónicamente, entre otros datos que permitirán orientar la pesquisa.

Trabajador público

Cabeza trabajaba desde hacía más de 15 años en el Ministerio de Salud de la Provincia, como chofer oficial. Actualmente, se desempeñaba en el Programa Sumar, que funciona en calle Belgrano 29, donde conducía vehículos para traslado de personas e insumos.
En esa sede de la administración pública, ayer por la mañana, nadie podía creer lo que sucedía, algunos lloraban y tanto empleados como altos funcionarios de la cartera de Salud que estaban allí, se mostraban azorados y dolidos.

Sin vínculos

De todas las entrevistas realizadas por la División Homicidios y la fiscal Melisa Saint Paul, no ha surgido que Cabeza haya tenido conflicto serio con alguien, ni que haya estado vinculado a alguna actividad ilícita.
Cabeza, era padre de dos hijos, se había separado hace unos tres años de su exesposa, con quien mantenía una excelente relación, y estaba viviendo con su madre y su hermana en una vivienda de calle Vucetich. Llevaba una vida sin lujos ni ostentaciones. (elonce.com)