El piloto entrerriano confesó el femicidio de su expareja: hallaron el cuerpo

Javier Galván confesó que mató a Ivana Módica y dijo dónde enterró el cuerpo, lo que le permitió hallarlo a la Policía. La mujer lo había denunciado por violencia de género

El exnovio de Ivana Módica, quien estaba detenido en el marco de la causa por la desaparición de la mujer en la localidad cordobesa de La Falda, confesó que la mató y reveló que enterró su cuerpo detrás de un hotel de la zona, donde luego la Policía pudo encontrarlo.

Se trata del piloto aéreo Javier Galván, oriundo de Entre Ríos, quien fue apresado el lunes último a pedido de la fiscal de Cosquín, Jorgelina Gómez. De acuerdo con lo que reveló el abogado del sospechoso, Felipe Jure, en diálogo con el canal de televisión El Doce, su cliente“se declaró culpable por el femicidio de Ivana”este viernes por la noche.

Después de que reconociera haber asesinado a su expareja, el hombre les detalló a las autoridades que la había enterradodetrás del hotel Edén, ubicado en una región conocida como el Camino del Cuadrado.

Hasta ese lugar se dirigieron los efectivos de seguridad, que montaron un importante operativo y, junto al acusado, comenzaron a buscar los restos de la mujer de 47 años, que había sido vista por última vez el jueves de la semana pasada.

Según publicó el medio local Cadena 3, a las pocas horas los grupos especiales de la Policía, encabezados por el subjefe de la Policía, Ariel Leclerc, y con la colaboración de los bomberos, pudieron hallar el cadáver en el sitio señalado por Galván.

Habría sido el propio piloto de la Fuerza Aérea, de 44 años, el que este viernes por la noche solicitó hablar con la fiscal Gómez en los tribunales de Cosquín para confesar el crimen, luego de casi una semana de estar detenido en el marco de esta investigación.

Según los investigadores, Ivana se comunicó por última vez con su hija Nicole el pasado jueves cerca de la medianoche, cuando se intercambió mensajes con su teléfono celular: “La última persona que la vio fue su pareja. Hablé con él y dijo que se había ido de su casa para ir a trabajar y ella se había quedado durmiendo. Aparentemente, su plan era ir al cerro en el día. Ella estaba súper contenta y feliz”, detalló la joven días atrás.

Fue el propio Galván quien realizó la denuncia policial por la desaparición el viernes, argumentando que él se había ido a trabajar a las 6.30 y cuando regresó por la tarde la mujer no estaba en la casa.

En aquel momento, el ahora femicida confeso había asegurado a la Policía que, presuntamente, la mujer había salido a caminar en la zona del cerro La Banderita, en La Falda. A partir de esa información se montó un rápido e intenso operativo de búsqueda con personal de Bomberos, de la Policía, Defensa Civil y de otros organismos, tanto por vía terrestre con perros y por vía aérea con drones y un helicóptero.

Sin embargo, con el paso de las horas y a raíz de las “contradicciones” en la declaración testimonial y por “violar la orden de distanciamiento” que se le impuso meses atrás, la fiscal de Instrucción de Cosquín, Jorgelina Gómez, solicitó la detención del sospechoso.

Sucede que Galván no podía acercarse a su expareja debido a una denuncia que tenía en su contra y que había realizado Módica tiempo atrás por violencia de género. En un principio, el hombre fue acusado de los delitos de “falso testimonio agravado y desobediencia a la autoridad”.

El martes por la mañana, los efectivos de seguridad recorrieron Dique La Faldaen busca de algún rastro de la mujer desaparecida, pero, en horas de la tarde, Pablo Gómez, el tercer jefe de Bomberos de La Falda, explicó que, tras varias horas de rastrillaje, el resultado fue negativo.

(ahora)