YPF adaptó su cartelería para un precio de tres dígitos: ¿se viene el aumento?

“Venimos con bastantes aumentos, así que no me sorprende nada”, dijo un hombre que aguardaba en la estación de Alsina y Carbó. Este miércoles los carteles quedaron adaptados para un precio de tres dígitos.

El 14 de febrero fue el último aumento que se registró en el precio de los combustibles. La suba fue de un 1 y 1,2% en los surtidores de YPF y Shell de todo el país. Y se esperan nuevos aumentos para este mes.

En la capital entrerriana, los valores que rigen hasta este miércoles son los siguientes en la petrolera oficial: Nafta Super: 79,50; Nafta Infinia: 90,60; Diesel 500: 74,10 e Infinia diesel: 90,10.

En el mes de febrero, algunas estaciones de servicio comenzaron a modificar las carteleras. En el caso de Axion, emitió un comunicado a sus operadores, en cual advirtió que “es posible que el precio de algunos combustibles supere los dos dígitos próximamente”, lo que significa que pasará a costar más de 100 pesos por litro.

En el escrito, la empresa advierte que frente a un aumento significativo en los combustibles “esto implicará la necesidad de realizar correcciones en la posición de la coma decimal en: carteles de precios, surtidores, controladores y sistemas de facturación, ajustando el precio a 3 dígitos enteros y 1 decimal en todos aquellos sistemas que no permitan la exhibición de más de 4 dígitos en total”.

En el caso de YPF, este martes se vieron algunos trabajos en la cartelería de la estación de servicios ubicada en la esquina de calles Carbó y Alsina, y este miércoles, la pizarra ya exhibe sus números con la coma colocada luego del tercer dígito.

Este detalle no pasó desapercibido entre los automovilistas que esperaban para cargar sus tanques: “Al principio asusta. Uno pensaba que no iba a pasar porque los carteles no tenían ese espacio, pero bueno”, dijo un muchacho y agregó que todos los aumentos registrados en el precio “inciden un montón en el presupuesto, hace tiempo que ya no se puede decir lléname el tanque porque es imposible y se hace por importe y se anda lo que se puede andar, después hay que optar por la bicicleta”.

Otro vecino dijo que, por cuestiones de trabajo, “al auto hay que usarlo igual y hay que cargar al precio que sea, aunque cuesta mucho”, y remarcó la incidencia que las subas tienen en los bolsillos y la economía familiar.

“Venimos con bastantes aumentos, así que no me sorprende nada”, dijo un hombre y remarcó que necesita casi 3.000 pesos para poder llenar el tanque de su vehículo. Elonce.com