El presunto espionaje, la vacunación de funcionarios y su posible candidatura: Frigerio

El exministro del Interior, Rogelio Frigerio, realizó en los últimos días una recorrida por algunas localidades de la provincia, con miras a ampliar el espacio político de la oposición.

Luego de un encuentro con militantes en Colón, mantuvo una entrevista con El Entre Ríos, en la que sostuvo, respecto a la vacunación, que los funcionarios entrerrianos “se tendrían que haber puesto últimos en la lista”. Además, hizo una crítica al gobierno de Mauricio Macri y dijo que está dispuesto a ser candidato en las próximas elecciones.

-¿Qué lo trajo por la ciudad de Colón?

-Hace un año y medio que no recorro la provincia. Básicamente por la pandemia y, al no tener un cargo político ni partidario, no tenía demasiada justificación.

Empecé a caminar la provincia otra vez, visitando amigos que hace rato no veía y contando que estoy en un proyecto alternativo de desarrollo económico y social para Entre Ríos, un plan de acción que hace rato no tiene.

Estamos trabajando con gente que proviene de diferentes lugares de la política, porque soy de los que creen que hay que ampliar la base de sustentación de la oposición, para estar preparados si la gente nos da la responsabilidad de conducir los destinos de Entre Ríos en 2023.

-¿Este proyecto está dentro de Juntos por el Cambio?

-Sí, pero no alcanza con lo que hay hoy dentro de Juntos por el Cambio. Para lo que hace falta en la provincia se requiere un músculo político mayor, ser más generosos, tolerantes, abiertos y humildes, en una convocatoria más amplia.

-¿Será querellante en la causa por presunto espionaje ilegal?

-Mis abogados me presentaron como querellante. Por lo que leí en los diarios, supuestamente también yo fui espiado; así que me pareció pertinente, como me había presentado como querellante en una causa anterior de espionaje.

Independientemente de esto, de este tema se habla solo en Entre Ríos y eso no es casualidad. Claramente hay una intencionalidad política de deslegitimarme, después de que hice público este compromiso con un plan de transformación en la provincia y la posibilidad de jugar personalmente en el plano electoral, si es necesario.Leé tambiénDieron a conocer una lista de los entrerrianos presuntamente espiados por el macrismoLeé tambiénFrigerio habla de una “campaña de difamación en Entre Ríos” y piensa ser querellante en la causa de presunto espionaje-Más allá de pedir a la Justicia que investigue, ¿cree que realmente existió ese espionaje?

-No lo puedo saber. La base de datos de Migraciones sobre las entradas y salidas del país tienen muchos usuarios: la Justicia, el Ministerio Público, la AFIP, la AFI, las Fuerzas de Seguridad. Tenían acceso y clave muchas dependencias públicas, desde una resolución de 2010, cuando gobernaba CFK.

Espero que cuando la Justicia determine si existió o no esta situación y quiénes son los responsables, aquellos que pretendieron utilizar esto políticamente se retracten públicamente con la misma vehemencia con la que han intentado hacer esta operación.

-¿Debe haber PASO para las próximas elecciones legislativas o se puede prescindir?

-Estamos por iniciar el calendario electoral con las reglas de juego existentes. Con una ley que implica que a fines de abril hay que presentar las alianzas para las PASO de agosto.

Cambiar esto a pocas semanas es poco serio. Yo soy un defensor de las PASO si se usan permitiendo que la gente defina quiénes son los mejores candidatos de cada agrupación política.

Hay objeciones como la salud pública, pero esperemos que el gobierno cumpla con su promesa de que para agosto estemos todos vacunados, así que no debería haber problemas en ese sentido. Y si es un tema de recurso presupuestario, que también es atendible, le propondría al gobierno que vayamos a la Boleta Única; tenemos una media sanción en la Cámara de Diputados, de un proyecto que presentamos nosotros desde el Ministerio del Interior, que se podría revitalizar. Con la Boleta Única el ahorro que se podría generar sería muy importante.

-¿Qué posibilidades hay de que usted encabece la lista en Entre Ríos?

-Después de muchas campañas en que oficié de organizador, si es importante para el proyecto hoy estoy dispuesto a participar como candidato.

Es importante que la oposición gane, no solo en Entre Ríos sino en todo el país, para equilibrar un poco la relación de fuerzas en el congreso que está muy desbalanceada. Este gobierno nacional tiene una tendencia natural a imponer las mayorías y no buscar los consensos.

Además, a partir de esta elección en la provincia podemos empezar a marcar un punto de inflexión en la historia de los últimos 20 años, respecto a la conducción de un mismo espacio político.

-¿Cuáles son los temas que se deben poner en la agenda legislativa de Entre Ríos?

-La agenda es de la gente, no de la política, que lamentablemente en los últimos tiempos cada vez se aleja más del ciudadano común. Hay muchas cuestiones a nivel nacional que impactan directamente en la provincia, como la política impositiva. Tenemos una de las presiones impositivas más altas del país, también tienen que bajar los impuestos locales y los insumos para la producción, sobre todo el costo de la energía eléctrica que Entre Ríos es uno de los más altos del mundo. A nivel nacional se puede dar esta discusión para ver cómo hacemos para que en Entre Ríos haya un acceso a la energía más barata y que esto tenga un correlato en una mayor capacidad de inversión y generación de empleo por parte del sector productivo.

Tenemos que defender los derechos de la provincia en el ámbito nacional y prepararnos para gobernar de nuevo.

-Las elecciones legislativas suelen ser una vara importante para medir al gobierno de turno, justo en la mitad de su mandato. A nivel país y teniendo en cuenta los temas preponderantes del último año, ¿qué cree que pesará a la hora de elegir? La economía, el manejo de la pandemia, la legalizacion del aborto…

-En general en una elección, las variables son múltiples. Por supuesto que la economía juega, pero creo que hay, por lo menos en Entre Ríos, un sentimiento de desilusión y un cierto cansancio, y eso se va a conjugar a la hora de la decisión de muchos electores.

-¿El plan de vacunación de Entre Ríos está siendo transparente?

-Creo que después de la opacidad que tuvo este proceso de vacunación a lo largo y a lo ancho del país, tiene que serlo.

Yo no sé si los funcionarios que se vacunaron antes que los médicos, que los enfermeros y las personas mayores, tenían derecho legal para hacerlo, pero no me importa mucho. Creo que aun teniendo el derecho legal, tomando consciencia del cansancio que tiene la gente con la dirigencia política, se tendrían que haber puesto últimos en la lista, nunca primeros.

-¿Qué lo une y que lo distancia hoy con Mauricio Macri?

-Las declaraciones del expresidente sobre cuál debe ser su rol y cómo debe jugar en el corto plazo, son muy coincidentes con lo que yo pienso. Hacen falta expresidentes que ayuden a impulsar su espacio político, renovarlo, apoyar nuevos liderazgos y que vuelquen su experiencia en lo que hay que hacer y en lo que no hay que repetir. En el caso de Mauricio Macri, también tiene una agenda de vínculos internacionales que para la Argentina son muy importantes y puede aportar de manera muy productiva.

En nuestra gestión hemos tenido errores, sobre todo en la respuesta a los temas de la economía, que la gente entendía que podíamos resolver rápidamente y nosotros así lo hicimos creer también, y que lamentablemente no funcionaron, como no vienen funcionando hace 50 años.

Hubo aciertos. El tiempo va a ubicar al gobierno de Cambiemos como uno de los más federales de la historia, devolviendo los recursos automáticos a las provincias que otros gobiernos le habían sacado y con obras públicas no solo donde había un interés electoral detrás. También fue rescatable el posicionamiento de la Argentina en esos 4 años en el mundo.

-El expresidente señaló el trabajo que se hizo desde el Ministerio del Interior entre los desaciertos de su gobierno

-No. Lo que dijo es que no debería haber delegado tanto en los acuerdos políticos, y yo coincido totalmente. El nuestro fue uno de los gobiernos más débiles de la historia argentina en el parlamento; teníamos un tercio de los diputados y un quinto de los senadores. También teníamos solo 5 gobernadores sobre 24 y una cuarta parte de los intendentes de nuestro signo político, con lo cual obviamente había una dificultad de base para sustentar una agenda ambiciosa como la que teníamos, y ese trabajo lo hicimos casi de manera artesanal unos pocos funcionarios. Sin embargo tuvimos muchos logros: fuimos el primer gobierno no peronista desde Marcelo T. de Alvear que culmina su mandato y logramos centenares de leyes pese al número adverso en el Congreso, y eso lo hicimos tendiendo puentes con la oposición. Por supuesto llegó un momento en que eso se desgastó, porque tendríamos que haber abierto las puertas e incorporar otros espacios o dirigentes políticos al gobierno, con un sentido de amplitud que tuvo Cambiemos en su origen y que lamentablemente nos fuimos cerrándonos en nosotros mismos. Ese fue uno de los grandes errores.

Si esa fue una de nuestras debilidades, el presidente que es quien tenía el mandato popular, se tendría que haber puesto al frente de aquella negociación.

-Si las elecciones a presidente fuesen hoy, ¿quién debería ser para usted el candidato de Juntos por el Cambio? Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, algún otro…

-La ventaja de este espacio es que tiene muchos candidatos para ese lugar y en el pasado eso no ocurría, lo que habla de un crecimiento importante.

En la actualidad, el único que planteó abiertamente su intención de competir es Horacio Rodríguez Larreta y en su segundo mandato como jefe de gobierno de la ciudad tiene experiencia, capacidad y muchas coincidencias conmigo. Pero probablemente en el futuro haya otros que quieran disputar ese lugar y bienvenido sea, creo que el mejor marco son las PASO.Fuente: El Entre Ríos