Manosanta santafesina diálogo en exclusivo con “La Piramide.net”

“la Virgen me dijo que había mucha necesidad, y me pidió que vuelva a sanar”

Elisabet, es vidente y sanadora, oriunda de Santa Fe, pero vive en Concepción del Uruguay hace muchos años, en una casa ubicada en Alfonsina Storni 1625, frente a la Difunta Correa, y en diálogo exclusivo con La Pirámide relató cómo es su trabajo y a qué se debe su popularidad.

Su historia comienza a los 12 años, cuando se encontraba con su padre y unos caballos debajo de un árbol. En ese momento, escuchó una voz, que era Dios quien la llamaba para que sane y cure a las personas. Esa voz, primeramente le pidió que leyera la Biblia, le daba pasajes bíblicos para que pudiera entender cuál sería su trabajo.

“En seguida le conté a mi padre que me creyó inmediatamente, porque su madre también sanaba, pero de manera distinta”, recordó Elisabet. 

Respecto al procedimiento que utiliza comentó “yo no le pido ningún dato a la persona que viene, ni nombre, ni fecha de nacimiento, ni nada; sólo llegan se sientan y yo puedo ver lo que les pasa, lo que sienten, su vida pasada y verlos como si fuese una radiografía, veo los órganos, veo qué problema tienen y los ayudo a sanar a través de Dios, porque tengo el don de la sanación”.

“Yo les hablo con respecto a Dios, que tienen que acercarse, porque es el creador de cada alma que tenemos, venimos a este mundo porque nuestros padres nos engendran y nos dan la carne, pero Dios nos da el espíritu, y yo les digo que tienen que acercarse”, dijo y agregó “pero la Biblia dice que la fe de uno va a salvar a todos”.

También Eisabet aclaró que ella no cobra por su trabajo “porque lo que proviene de Dios, de Gracia recibiste, de Gracia das, no es un negocio, lo que es de Dios es amor natural para todos, no hay riquezas”.

Elisabet, además de sanar personas que se acercan a su hogar, también sana a través de las fotos que le hacen llegar de personas enfermas. Asimismo sana hogares que le piden que visite, y ella va con su marido. 

Respecto a lo que ella puede observar de las personas que asisten al lugar, aseguró que “yo observo que cuando hablo de Dios o les leo un versículo de la Biblia, lo desconocen totalmente y al ver esa escases de conocer a Dios, los espíritus están sedientos de todo”.

“Le cuesta mucho a las personas abandonar las cosas del mundo para convertirse en un Ser espiritual; el alcoholismo, las drogas, las fiestas en las que en realidad hay muchas cosas ocultas, y en esas cosas se manifiestan las tinieblas”, aseguró Elisabet.

Por último, comentó sobre los momentos en los que no estuvo realizando sanaciones por conflictos con los vecinos, pero al tiempo “se me revelo la Virgen, yo estaba sentada y escuché la voz de la Virgen y me habló diciéndome que tenía un mensaje para mí y la vi  que se iba asomando. Me dijo que había muchísima necesidad, y que yo tenía que volver a sanar; porque en esos momentos yo había dejado de hacerlo porque los vecinos venían y tiraban tiros y la gente se tenía que agachar e irse, también me dejaban brujerías, pero como yo como no estoy en ninguna cosa que no sea con Jesús, veo esas cosas y me levanto con mas fuerzas, porque soy una herramienta, un canal que Dios eligió para sanar”, concluyó Elisabet.

Los horarios de atención de Elisabet, son los martes, jueves y viernes desde las 9 de la mañana en adelante.