Por récord de contagios, analizan suspender las clases al otro lado del río Uruguay

La pandemia del coronavirus batió ayer todos los récords en el país vecino de Entre Ríos, al registrarse las cifras más altas de contagios diarios, de casos activos y de pacientes en terapia intensiva, desde el 13 de marzo de 2020 cuando se confirmaron los primeros infectados del Uruguay. En Rivera, la situación está al límite y las autoridades temen la saturación de camas de terapia intensiva.

Rivera es uno de los nueve departamentos comprendidos en la zona de riesgo rojo, según la escala de Harvard, y en los últimos días se triplicaron los ingresos a los CTI, lo que puso en alerta al gobierno.

De acuerdo a los datos en poder del Ministerio de Salud Pública (MSP), a los que accedió el diario El País, 16 pacientes ocupaban a última hora de ayer las 23 camas disponibles en la ciudad fronteriza. Siete de ellos están en el hospital departamental que cuenta con siete camas, cinco en Casmer que tiene nueve plazas y otros cuatro en Comeri que posee siete en total.

Para evitar la saturación del sistema de salud, el gobierno decidió que en caso de ser necesario se deriven pacientes de Rivera al hospital departamental de Tacuarembó.

Para los médicos locales que trabajan en los CTI, “la situación es preocupante como nunca antes”. Incluso hay quienes reclaman otras acciones al gobierno para combatir la pandemia. Es el caso de Luis Núñez de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI), quien dijo a El País que le llama la atención que “lejos de tomar alguna medida más restrictiva, hay una tendencia a una mayor apertura o (no hay) nada”.

Núñez, que es médico intensivista, señaló que “la curva (de casos) ha venido en ascenso y es probable que en los próximos días haya más ingresos” en los CTI.

En Rivera, que desde hoy seguirá vacunando con el remanente de las dosis de Sinovac que el gobierno envió para “blindar” la ciudad de la frontera con Brasil, hay 828 personas infectadas y alrededor de 3.000 en cuarentena a la espera de los hisopados.

El intendente departamental, Richard Sander, dijo ayer en declaraciones recogidas por Telenoche que la situación del departamento “es muy delicada” y que es imperioso reducir al mínimo la movilidad de personas. También advirtió que “prácticamente (Rivera) no tiene camas de CTI y en algún momento puede saturarse” el sistema de salud.

Definen medidas

Mientras tanto, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, convocó para mañana al Consejo de Ministros y no se descarta que se anuncien nuevas medidas para combatir a la pandemia del coronavirus.

La cita ocurre luego de que la semana pasada el mandatario recibiera nuevos informes de parte de los coordinadores del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). Hoy se reunirán los coordinadores y subcoordinadores del grupo.

El programa Santo y Seña, de Canal 4, informó ayer que una de esas medidas será la suspensión de clases con preferencia en Secundaria, de modo que la semana anterior a la de la Semana Santa no se dicten cursos presenciales.

Fuentes del gobierno informaron a El País que la medida aún no fue resuelta pero que sí está sobre la mesa. Sin embargo, en la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), indicaron que si bien hay consultas en este sentido, se esperará a la opinión de los científicos. En ANEP entienden que la escuela “debe ser lo último en cerrarse”.Fuente: El País de Montevideo