La traumática experiencia de una ex Combate: “Caí engañada en un prostíbulo”

La dura vivencia de Estefanía Berardi ocurrió cuando tenía 17 años y buscaba trabajo de bailarina. “Me escapé”, señaló y pidió que su caso genere conciencia.

Estefanía Berardi, influencer y exparticipante de Combate, reveló que a sus 17 años estaba buscando trabajo en la ciudad costera de Mar del Plata y vivió un experiencia traumática. La joven, que ahora tiene 30 años, relató lo que le sucedió con la intención de alertar a otras mujeres: “Caí engañada en un prostíbulo y me escapé”.

En un video publicado en su cuenta de Instagram, donde tiene más de 745.000 seguidores, la influencer dio a conocer cómo fue su truncada búsqueda laboral un par de meses antes de cumplir la mayoría de edad. “Acabo de terminar de ver Sky Rojo, la serie de Lali Espósito, y quiero contarles un vivencia que tenía bloqueada en mi mente”, narró, haciendo referencia a la ficción de Netflix, donde la artista se pone en la piel de una bailarina que intenta escapar del mundo de la prostitución y la explotación sexual.

“Estaba con mi amiga en el centro y nos fijamos los avisos en el diario. Uno decía: ‘Se buscan bailarinas para shows’, y un número de teléfono, y yo, toda inocente, mandé un mensaje de texto con todo mi currículum explicando que en unos meses cumplía los 18″, detalló. En este sentido, aclaró que su madre solía acompañarla a todos los lugares donde se presentaba, pero esta vez decidió ir sola porque estaba muy cerca del lugar donde la citaron a las 14.

Contenta porque aceptaron tener una entrevista con ella, a pesar de ser menor de edad, acudió a la dirección que le pasaron: “Era una casa ubicada en el barrio Los Troncos, en Mar del Plata; llego y una señora muy mayor me abre la puerta. Me siento a esperar pero no entendía qué era el lugar”.

“Cuando veo el techo estaba decorado con telaraña de cotillón y en mi inocencia pensé que era un Instituto de Inglés que festejaban Halloween”, aseguró. “Tocan timbre y era un varón. Ahí viene una morocha en portaligas y empiezo a ver que en las habitaciones había todas camas de dos plazas”, continuó.

La influencer aclaró que en ese momento se dio cuenta de dónde estaba, y a qué trabajo se había presentado. “Me puse muy nerviosa y dije ‘tengo que salir de acá’. Así que le inventé a la viejita que estaba mi mamá en la puerta y que tenía que salir”, contó. La señora que oficiaba de recepcionista notó su nerviosismo y la palidez de su cara y finalmente la dejó ir.

“Salí corriendo y lloré desesperada. Lo cuento porque lamentablemente estas cosas siguen sucediendo y mi historia tal vez hace evitar que le suceda a alguien más. Yo por suerte me escapé y zafé”, cerró en un tono de reflexión. El posteo supera las 41.000 reproducciones y muchas usuarias le agradecieron que expusiera su experiencia para que otras jóvenes no pasen por algo similar, publicó La Nación.