“Lo que sucede en el AMBA se trasladará en pocos días”, advierten desde una seccional de Agmer y piden suspender la presencialidad

La solicitud llega de la mano de la secretaria General de la Seccional Paraná de AGMER, Susana Cogno, quien sostuvo que “es claro que hay grandes urgencias en el sistema educativo, y el reconocimiento de lo que sucede en el AMBA se va a trasladar en pocos días”.

Sobre ese último punto y la determinación de suspender las clases presenciales en el Área Metropolitana, afirmó: “Tenemos un crecimiento exponencial de los casos en Entre Ríos, que se corresponde al 68% en 14 días, lo que significa que estamos en una situación grave. Por eso estamos en alerta porque nuestra provincia, que tiene muy poca infraestructura sanitaria y que no se completó en el año de pandemia como tampoco se invirtió en las escuelas, está con una suba de casos muy grave”.

Agregó que “el plan de vacunación no nos ha llegado, los docentes se vacunaron en un escaso número, pese a que muchos docentes de escuelas privadas sí recibieron la vacuna, por eso estamos muy preocupados porque esto ya debería estar solucionado y estamos a mitad de abril cuando para retornar a la presencialidad habíamos puesto como condición estar todos vacunados”.

“Al plan de vacunación ineficiente y lento, que va a tardar todo el año, hay que agregarle muchos problemas con el traslado porque viajamos en trasporte público donde la gente viaja aglomerada; el sistema educativo mueve mucha gente y eso hace que la circulación del virus sea permanente. Es una falta de respeto lo de (el ministro de Educación de la Nación, Nicolás) Trotta diciendo ayer que los docentes se contagian en reuniones sociales, porque los docentes nos contagiamos yendo a trabajar. Y el gobierno de la provincia ni siquiera tiene un registro claro de cuántos docentes han sido contagiados”, refirió.

En ese marco, advirtió que “la escuela no es un ámbito aislado, si en la sociedad el crecimiento de casos es exponencial en las escuelas va a pasar lo mismo, y de hecho tenemos tanta gente aislada, hisopada o enferma como el conjunto de la sociedad. Las autoridades se han creído esto de la burbuja pero la escuela no es una burbuja porque para llegar a ella transitamos, subimos a un colectivo, hablamos con gente, en la escuela trabaja mucha gente, y hasta hay niños con Covid”.

En cuanto a la presencialidad, aseveró que “es necesario parar dos semanas para frenar la circulación, y hay que tener en claro las acciones a llevar para detener la propagación del virus, dos semanas donde hay que desinfectar todas las escuelas y garantizar el sistema de transporte”. “El sistema educativo mueve muchas personas, si en el AMBA se suspenden las clases es para frenar la circulación, y es lógico que se replique una medida en el mismo sentido dado que los casos siguen aumentando, y este no es el peor momento con lo cual es necesario frenar toda la circulación”, concluyó.

Insatisfechos

En materia salarial, la representante de Agmer Paraná advirtió que pese a la aceptación de la propuesta salarial la misma “es insuficiente y la discusión por el salario no está cerrada”.

“Contentos no estamos; el Departamento Paraná rechazó por una amplísima mayoría la propuesta salarial porque consideramos que es insuficiente y que se dio en el marco de discusiones muy intrincadas porque el gobierno clausuró en febrero la discusión y no nos volvió a convocar lo que llevó a la instalación de la carpa docente”, afirmó Cogno.

Respecto de la última oferta, puntualizó que “hubo un acercamiento de los tramos y un análisis de una parte del Sindicato en relación a que era necesario aceptarla en función del contexto que se está viviendo en relación con la pandemia y a los graves problemas económicos que estamos sufriendo”. De todos modos, aclaró que “los docentes tenemos un salario por debajo de la línea de la pobreza y a lo largo del año de todos los tramos de aumento de este año, vamos a terminar con un salario de 45.000 pesos a fin de año, que sigue por debajo de la línea de pobreza”.

“Los porcentajes redundan en un incremento de 1.500 a 2.000 pesos en el salario del maestro, que es uno de los salarios más bajos del país, y además en la escala salarial hay muchas diferencias y distorsiones, así que el aumento repercute de distintas maneras a lo largo de la escala. Pero es un salario bajo e insuficiente para un gran porcentaje de la docencia, por eso decimos que es insuficiente y que la lucha por el salario va a continuar”, explicitó.

Consultada por las proyecciones respecto de la inflación, apuntó que “son las peores, son pésimas, porque ronda un 5% para marzo lo que significa que se va a recibir un porcentaje de aumento para cobrar en junio que será del 8% y lo de marzo, abril, mayo y junio nos deja muy lejos. Con estas proyecciones la recuperación del salario nos va a llevar 15 años”, criticó.

“Estamos muy lejos de lo que necesitamos para garantizar condiciones mínimas, en un contexto extremadamente difícil. Por ejemplo, para poder movilizarnos debemos destinar una parte importante del sueldo porque nunca recibimos para traslados el dinero que se necesita y así como los 700 pesos de conectividad alcanzan para pagar internet”.

De todas maneras, planteó: “Vamos en proceso, el gobierno se ha negado a discutir la pautas que nosotros tenemos como sindicato y parece que las propuestas del gobierno no tienen ningún conocimiento de los requerimientos que tenemos. Y luego se vuelve extorsiva, porque si no la aceptamos el gobierno no paga, deja de negociar, y ya tuvimos un año entero sin salario por esta práctica, por eso es comprensible que una parte de la docencia haya decidido aceptar”. “En este marco la discusión salarial no está cerrada”, reiteró.

Fuente: Análisis Digital – Radio De la Plaza