Picada mortal: el acusado está en su casa con custodia, tras ser dado de alta

El principal acusado de destruir una familia el último 20 de marzo en avenida del Rosario y Ayacucho de Rosario mientras corría picadas, salió de la internación y fue enviado a su casa con custodia policial.

Germán S. estaba internado y recibió el alta hospitalario. Será imputado por la muerte de David Pizorno y su hijo Valentino en un choque que sucedió el 20 de marzo en Rosario.

El hombre de 36 años manejaba el automóvil Renault Sandero que impactó a 130 kilómetros por hora contra el Citroën C3 en el que viajaba la familia Pizorno, causando la muerte de David (42) y Valentino (8), y heridas graves a Cintia Díaz (33).

El hombre, que estaba realizando “pruebas de destreza o velocidad” junto a un amigo Pablo M., quien ya fue imputado por el delito de homicidio simple con dolo eventual en calidad coautor, recibió este jueves el alta hospitalaria, pero no el alta médica, indica La Capital. En el impacto, había sufrido la perforación de un pulmón por una costilla rota y daños en el intestino, que le provocaron una infección general que motivó su derivación a una unidad de terapia intensiva.

Por esta razón, los fiscales intervinientes de la Unidad de Homicidios Culposos, Walter Jurado y Valeria Piazza Iglesias, solicitaron se realice junta médica este viernes, para determinar si en su condición médica actual puede afrontar el proceso de una audiencia imputativa y una eventual prisión efectiva.

Por el momento, se dispuso custodia policial a cargo de un móvil de la comisaría 15 en el domicilio particular de Germán S. durante estas horas hasta la determinación de la junta médica. Si la resolución de los especialistas da como posible que afronte el proceso de una audiencia en su actual estado de salud, la misma podría realizarse el día lunes horario a confirmar.

Según la hipótesis de los fiscales, ambos acusados venían corriendo carreras a las 12 de la noche, sin frenar, desobedeciendo un semáforo intermitente en rojo y en una zona densamente poblada. Además, intentan demostrar que, en la esquina del siniestro, el auto que conducía Pablo M. rozó al de los Pizorno, lo hizo girar y allí recibió el impacto frontal del Sandero de Germán S.