A pesar de la prohibición, corrieron igual

Según pudo averiguar El Entre Ríos, este domingo por la mañana un grupo numeroso de personas que se había anotado para competir en el Half Triathlon que estaba previsto para este fin de semana se reunió en el Lago de Salto Grande.

A pesar del decreto provincial que el viernes prohibió las competencias deportivas, los corredores habrían decidido salir desde la largada para cumplir con el desafío a modo de entrenamiento. De hecho, desde la organización dijeron a El Entre Ríos que se trató de un “entrenamiento de autoconvocados” y que fue el atleta Oscar Galíndez, que se encuentra en la ciudad, quien en sus redes sociales publicó que iba a ir a entrenar ya que habían suspendido la competencia, y el resto decidió sumarse.

Por orden de la fiscal Rivoira, agentes de Prefectura intentaron notificar al organizador del Half Triathlon sobre el decreto vigente y lo acusaron de instigador, pero explicó que no tenía responsabilidad porque solamente estaba desarmando las estructuras de la competencia suspendida. Además , los integrantes de la fuerza quisieron disipar a los deportistas que, en su mayoría, hicieron caso omiso a las órdenes.

Fuentes ligadas a la Justicia indicaron que la fiscal notificó sobre la vigencia del decreto de prohibición al hombre al que señalaron como organizador del encuentro, aunque este se negó a firmar.

El viernes por la noche, tras los anuncios de Bordet, desde la organización habían publicado una queja en sus redes sociales. Según habían contado, pidieron una excepción a la municipalidad, pero no obtuvieron respuesta. “Causaron un daño enorme y no solo a nosotros”, habían dicho a El Entre Ríos.

Fuente: El Entre Ríos