El enojo de un abogado y militante del PJ al enterarse que sólo quedan 3 respiradores disponibles

Ayer martes, el Hospital Masvernat emitió algo así como un “alerta”, dando cuenta de que sólo le quedan 3 respiradores disponibles. El nosocomio recomendó a la población adoptar todas las precauciones, obedecer los protocolos y las restricciones, para –de esta manera- disminuir el riesgo de enfermarse.

Como era de esperarse, un comunicado de semejante tenor disparó reacciones de las más diversas. Por caso, un militante peronista y abogado, Carlos Ruíz Díaz, apeló a audios de WhatsApp e incluso a una foto de unos apuntes escritos a mano, para transmitir el malestar que le originó enterarse del riesgo de colapso en el que se encuentra el sistema de salud en la región.

A pesar de que el gobernador pertenece al mismo partido político que él, este profesional del derecho lo cuestionó en duros términos: “En 14 meses, el gobernador no pudo planificar y administrar los bienes, respiradores y oxígeno”. Y agregó, dirigiéndose al mandatario en tono imperativo: “No se preocupe, ¡ocúpese!”.

Ruíz Díaz remarcó el número 14. Escribió: “14 meses de pandemia, 14 respiradores, 14 camas UTI, sólo 3 disponibles, 11 ocupados”.

Lo que más pareció enojar al abogado fueron los consejos a los ciudadanos a fin de que extrememos los cuidados para evitar enfermarnos. “Enfermarse no es un deporte de los habitantes sino una eventualidad”, disparó. Y agregó: “No nos pueden poner contra la pared e intimarnos a que si nos enfermamos corremos semejante riesgo, con el agravante de que no contaríamos con los elementos”.

Por último, Carlos Ruíz Díaz, un militante histórico del peronismo concordiense, aconsejó revisar el modo en que se gastan los fondos públicos: “Pareciera que nos están diciendo que de los que se enfermen ahora, van a salvarse aquellos que puedan acceder a ese instrumento. Se deben dejar de lado los gastos superfluos del Estado para responder urgentemente a esto que es prioritario. Por eso el llamado al señor gobernador, que no se preocupe, que se ocupe”. Y concluyó: “Esta cuestión va más allá de cualquier crítica o ideología. Estamos hablando del derecho a la vida. Está en juego la propia existencia”.

Fuente: El Entre Ríos