Erró un penal, sus compañeros le dieron una brutal paliza y terminó internado

“Le daban una patada más y lo mataban”, dijo un tío de la víctima, de 15 años. Debió ser operado de urgencia y perdió el bazo. Los agresores son dos menores de edad y un joven de 18 años. Familiares y amigos marcharon para pedir justicia.

Facundo es un adolescente de quince años que está internado en grave estado en la Ciudad de Neuquén tras recibir una fuerte golpiza de sus compañeros de equipo porque erró un penal en un torneo de fútbol amateur.
El hecho ocurrió el fin de semana en una cancha de Valentina Sur. Los padres de la víctima y de los victimarios cruzaron denuncias que ya están en manos del fiscal Germán Martín, de la fiscalía de Delitos Juveniles.

“En circunstancias propias del partido, estaban jugando un grupo de chicos de entre trece y quince años, y parece que la víctima erró un penal, empezaron a discutir, a pelearse entre ellos, se metió un adulto también a defender a sus hermanos, pero después quedó todo ahí y siguieron jugando”, relató Martín.
Luego de la golpiza, Facundo manifestó sentir dolores en el pecho, en el sector de las costillas, y fue así que su familia lo llevó al hospital para que recibiera atención médica.
Ya internado, los médicos detectaron que el bazo del joven se encontraba comprometido producto de los golpes recibidos y debió ser intervenido quirúrgicamente para que se lo extrajeran.

A Facundo le extrajeron el bazo y está internado en el hospital Castro Rendón.

Los familiares de Facundo se reunieron en el Monumento a San Martín y marcharon hasta el hospital regional en reclamo de justicia. “No le pueden arruinar la vida a un chico que no hacía nada malo”, expresó su tío Pablo Quesada al diario La Mañana de Neuquén.
“Quedó internado y más tarde lo derivaron al Castro Rendón por una hemorragia interna. Los golpes que él recibió le provocaron la rotura del bazo, entonces lo llevaron de urgencia. Supuestamente estaba estable y después, a la madrugada dijeron que lo iban a operar de urgencia porque estaba con taquicardia y se podía morir. Le daban una patada más y lo mataban”, contó angustiado el tío de Facundo, que agregó que el adolescente orinaba sangre por la lesión.

Tiene 15 años y este sábado fue a jugar a la canchita de su barrio Valentina Sur.

Su familia confió que Facundo “no es problemático, no anda metido en quilombos y no tiene muchos amigos”. Por eso es que no entienden el porqué de “la violencia desmesurada” contra él. “Los vecinos de Valentina ya conocen a estos chicos y dicen que siempre hacen lo mismo y saben cómo manejarse cuando se mandan una cagada”, contó su tío.
“Mi sobrino no la está pasando bien y va a quedar con secuelas de por vida, perdió una base de defensas muy importante. Da una impotencia verlo cómo sufre. ¿Cómo puede ser que esta gente sea así y no les importe nada?”, reclamó indignado el tío del chico.

En cuanto a la investigación, ahora se espera conocer el informe médico del joven, que está evolucionando favorablemente. Cuando el adolescente reciba el alta, los fiscales continuarán con la causa para determinar la participación de cada uno de los agresores.
El fiscal destacó que la agresión llegó a la Justicia a través de las denuncias que recibió la Comisaría 44, aunque quienes son sindicados como victimarios fueron los primeros en reportar lo ocurrido.
Si bien los implicados son inimputables por ser menores de 15 años, hay un joven de 18 años que quedó bajo investigación, aunque en manos de otra fiscalía.