Cómo es hoy la vida de la entrerriana que enfrentó a los líderes del mundo con el cartel de “No a las papeleras”

El 12 de mayo de 2006, Evangelina Carrozo enfrentó a 64 líderes del mundo con su cartel que reclamaba “Basta de papeleras contaminantes” en la IV Cumbre de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, celebrada en Viena, Austria.

La entrerriana había sido elegida meses atrás como reina del carnaval de Gualeguaychú y su preocupación por el medioambiente, sumado a que la planta papelera sería instalada frente a su provincia, la llevaron a aceptar la propuesta del actual director de Banco de Bosques Emiliano Ezcurra, que integraba Greenpeace, para encabezar el reclamo.

En ese momento, el presidente de la Argentina era Néstor Kirchner y el de Uruguay, Tabaré Vázquez. Ambos quedaron congelados frente a la presencia de Carrozo, vestida con su ropa de carnaval y unas botas.

A partir de allí, su carrera fue en ascenso: participó del Bailando y Patinando por un Sueño, en ShowMatch; formó parte del elenco de varias obras de teatro; lideró el equipo verde en la sexta temporada de Combate y fue tapa de distintas revistas, entre otros desafíos.

Hoy, casi 15 años después del momento de mayor exposición de su vida, Evangelina, de 39 años, afronta un nuevo camino profesional como counselor (consultora psicológica). Instalada en Buenos Aires, comparte su vida con Mauro, con quien está en pareja desde hace tres años, y sus mascotas.

La bailarina se recibió de consejera psicológica en 2019 y abrió una nueva cuenta profesional en Instagram, en la que contó: “¡Les doy la bienvenida a mi cuenta sobre counseling (consultoría psicológica)! De a poco voy a ir contándoles lo maravilloso de esta disciplina”. En sus posteos, Evangelina comparte información útil para encarar estos momentos críticos de pandemia, así como otro tipo de crisis.

“Mi novio se llama Mauro. Nos conocemos de hace muchos años porque los dos tenemos la misma pasión por el carnaval, pero el amor surgió hace solamente tres años. Convivimos en Buenos Aires, por suerte estamos muy bien”, contó la bailarina el año pasado.

Tras instalarse en la Capital Federal, Evangelina y Mauro decidieron “agrandar la familia” y adoptaron a dos perros, un macho llamado Simón, y una hembra, de nombre Olivia. “Son hermosos, tiernos, juguetones y muy compañeros. Son los grandes amores de nuestras vidas”, reconoció.

En diciembre de 2019, tras recibirse de counselor y en medio de la alegría por su logro, recibió la sorpresa de que sus familiares habían viajado desde Entre Ríos para celebrar junto a ella.

De acuerdo a lo consignado por la Asociación Argentina de Counselors en su página web, el profesional en counseling facilita la resolución de problemas de sus pacientes, fomentando el desarrollo y la utilización del potencial de la persona, sin que esto implique una profunda reestructuración de la personalidad.

Pese a que la siguen llamando de programas de televisión a los que van los famosos a jugar, la reina del carnaval de Gualeguaychú prefirió no participar de ningún ciclo el año pasado, debido a la pandemia de coronavirus. Según contó en una entrevista, no se sentía “esencial” y decidió cuidar su salud.

A más de una década de haberse plantado frente a los principales mandatarios de Europa, América Latina y el Caribe para pedirles que protejan el medioambiente, Evangelina emprendió un nuevo camino profesional en el que trata de ayudar a otros para que vivan su vida de la mejor manera. Mientras tanto, ella también prioriza su salud y su bienestar.

Fuente: La Nación