El Peronismo entrerriano apuesta a las gestiones municipales para revertir los próximos comicios

La gestión del intendente uruguayanse es destacada en esta nota de índole nacional

La dura derrota sufrida en las Elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a manos de Juntos por Entre Ríos, reavivó los debates dentro del peronismo entrerriano. La principal columna vertebral del Frente de Todos en la provincia debió asimilar un golpe que lo sorprendió no por el resultado en sí –se especulaba que la oposición llegaba mejor parada, especialmente por la figura de Rogelio Frigerio- sino que por los 22 puntos que separaron a una opción de la otra. El resultado categórico de los comicios -51,7% a 29,5%- y los más de 170 mil votos de diferencia -398.655 a 227.242- pusieron en tensión al espacio que hace 19 años gobierna la provincia y ahora ve peligrar su continuidad en 2023.

Las consecuencias se vieron casi de inmediato. En Concordia, el principal bastión del justicialismo provincial, la derrota fue por 10 puntos en todo el departamento. Los 10 mil votos de diferencia repercutieron en la militancia local. El titular del PJ departamental, Juan Carlos Cresto –exintendente de Concordia- salió al cruce del actual presidente municipal Alfredo Francolini. Hizo alusión a “funcionarios que no militan”, solicitando que presenten su renuncia. El jefe comunal le contestó de manera tajante: “Que Cresto dé las explicaciones, generalizar es muy fácil, que dé nombres y diga quién no militó, quién no funciona”. El entredicho no es menor: Cresto es padre de Enrique Cresto, primer candidato del Frente de Todos y actual coordinador del Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento (Enohsa), área que depende del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Fue puesto en ese lugar por el propio Alberto Fernández. Para ello, dejó en manos de Francolini la Intendencia de Concordia, tomando licencia.

A las pocas horas, el propio postulante fue quien hizo uso de la palabra en la sede del Consejo Departamental. Desde arriba de un auto, que sirvió como escenario, llamó a “escuchar y fomentar el diálogo”. Y resaltó: “La charla abierta y desde el corazón, es la mejor forma de acercarnos al concordiense que aún no está convencido, al que sufrió mucho y necesita fortalecer la esperanza para volver a creer. Porque ahí es donde tenemos que tener empatía, comprender al otro y persuadir. No desde la confrontación, si no desde el convencimiento”.

Pese al caso puntual, en la provincia no hubo mayores turbulencias. El gobernador Gustavo Bordet, a diferencia de Fernández, no cambió a nadie en el gabinete. Segundas y terceras líneas tampoco sufrieron cambios. Consultado al respecto, el mandatario aseguró que, de hacer cambios, serán a fin de año.

Renovada la campaña, a partir del 30 de septiembre oficialmente, el justicialismo entrerriano ha decidido salir en busca de los votos que le faltan con otra tónica. Más mano a mano, anuncios y un rol preponderante de los intendentes será la lógica que primará por los próximos 40 días en el Frente de Todos.

La Liga de Intendentes Justicialistas decidió, en ese sentido, organizar un plenario, que tuvo lugar en Tala hace pcos días. Allí estuvieron Bordet –en calidad, además de gobernador, de presidente del PJ-, y candidatos de la lista. El objeto fue trazar lineamientos de cara a las Elecciones Generales del 14 de noviembre.

“Hicimos un análisis del escenario electoral que nos tocó vivir el pasado 12 de septiembre e hicimos una proyección de la situación de cada uno de los territorios que están representados por los intendentes. Cada uno ha hecho una evaluación y ha interpretado cuales son las medidas que se deben tratar desde lo local”, explicó el presidente de la liga y candidato a diputado nacional en quinto término, Lucas Larrarte.

“Necesitamos garantizarle al proyecto nacional, al Presidente y a la vicepresidenta las mayorías necesarias para continuar con el proceso de transformación que requiere la Argentina y para que cada uno de los argentinos y argentinas puedan vivir mejor”, expresó el presidente municipal en ese sentido. En su departamento, Juntos por el Cambio se impuso por 50 a 35.

En el departamento Paraná, la oposición duplicó en votos al peronismo. Fue 48 a 24, con más de 50 mil votos de diferencia. En la zona de la capital, ahora encaran la campaña buscando cautivar, especialmente, a quienes decidieron no asistir a las urnas en las PASO.

“Sin dudas hubo impacto fuerte de la situación nacional. Gente que perdió su trabajo y sus seres queridos, a la par de una inflación que no cede. Hay que tener en cuenta que, en las PASO, no se vota a un gobernador o un intendente, entonces la gente va a las urnas con otra perspectiva”, indicó a El Destape, Adán Bahl, intendente de Paraná. El presidente municipal resaltó que la oposición “ha encontrado con qué confrontar, ya sea con las restricciones como el cierre de escuelas”. Y explicó: “Hay un enojo en la gente, que es nacional. Esto no fue un voto en contra de Bordet, sino que es una ola que se dio en todo el país”.

Para Bahl el peronismo tiene una chance con aquellos que no fueron a votar en septiembre: “Hay muchos votos en blanco, gente que no quiso votar o que anuló el voto. El justicialismo debe apuntar al núcleo duro para mejorar su performance. A la par, ya estamos saliendo de la pandemia, la actividad está mejorando y se debe seguir trabajando de cara a 2023”.

En una línea similar, se expresó el intendente de Concepción del Uruguay, Martín Oliva. En diálogo con El Destape, resaltó: “La gente no es maravillosa y buena cuando nos vota y no lo es cuando no. La gente se expresa. Me parece que hay un mensaje, que tiene que ver con la repercusión en la gente de la pandemia”.

El jefe comunal de La Histórica destacó que el “desorden” económico y social producido por la pandemia ya se está dejando atrás, pero los resultados aún no son del todo palpables: “Las medidas desgastaron la paciencia de la gente, que en 2019 votó a un gobierno que venía a mejorar su vida. Ahora tenemos que evidenciarle al vecino lo que gobierno nacional hizo en el momento de los cierres, como el IFE y el ATP. Este año ya hay índices macroeconómicos favorables, si este gobierno sigue en este camino en 2022 y 2023, se va a revertir esta sensación de malestar y va a volver a tener esperanza en este gobierno. Falta eso, la gente quiere estar mejor”.

Oliva recalcó, en el mismo sentido: “A mí no me gusta hablar de los adversarios, sí de las bondades de mi espacio. Ese es el punto, le he pedido mayor presencia a los candidatos de mi cuidad. Vamos a trabajar, ya hice reuniones en el partido, con otros integrantes del frente, para el inicio de la campaña en Concepción del Uruguay y otros puntos del departamento”.

Para cerrar, el intendente dejó un mensaje, entre líneas, para la oposición: “Nadie se puede proyectar en nada. Nosotros ganamos las elecciones en 2019, esto es 2021, pero no está en disputa el 2023. Siempre el PJ va a ser una alternativa para estar mejor”.

(eldestapeweb)